Xapo guarda tus Bitcoins en un bunker de los Alpes

La ubicación de este Bunker, perteneciente en la actualidad a la compañía Details, es obviamente secreta, aun así sabemos que se encuentra en los Alpes suizos y sirvió como cuartel general del ejercito suizo durante la Guerra Fría. Fue construido en 1947 con fines bélicos y ahora se utiliza para mantener seguros datos de miles de personas, en el caso de Xapo, guardar las claves privadas de sus clientes.

La seguridad es máxima, como no podría ser de otra manera, pues su ubicación, como decía, es completamente secreta, tan solo un grupo reducido de millonarios accedieron a las instalaciones además del periodista del que obtenemos la información que a continuación proporcionaremos.

Al acercarnos al Bunker, según un periodista que pudo acceder al complejo, nos encontramos una puerta acorazada de unos 3 metros de altura, donde se empezaría a descender hasta medio metro para llegar al lobby principal, donde los visitantes son fotografiados y se les toman sus huellas dactilares.

Después de este primer acceso se debe ingresar en una especie de cilindro hecho de vidrio a prueba de balas en la que deberás permanecer “encerrado” hasta que un operador del lugar abra la puerta del lado opuesto a la puerta por la que entraste. Posteriormente se encuentran varias puertas giratorias de acero las cuales solo se pueden cruzar si se dispone de la tarjeta de identificación, estas puertas llevan al final a una especie de pasillo de 100 metros de largo, y al final dos enormes puertas de acero a prueba de explosión nuclear.

Tras pasar tales puertas se encuentra al fin el espacio que utiliza Xapo, el panel de control fundado por Wences Cesares. Posteriormente nos encontraríamos otro cilindro de vidrio que tras cruzarlo nos encontraríamos con la unidad de refrigeración y otros accesos.

De esos accesos no se sabe mucho más, tan solo lo que explican los trabajadores del centro. Se supone que ciertas puertas llevan a habitaciones anexas para operadores y otra a una llamada “cold room” o “habitación fría” donde se guardan las llaves privadas de los clientes de Xapo. La “habitación fría” es completamente inaccesible, ni los operadores pueden acceder a ella. Volviendo a la unidad de refrigeración, en ella se encuentra numeroso hardware para firmar transacciones Bitcoin, hardware que nunca está conectado a internet, se accede mediante un cableado especial y tal transacción debe ser aprobada más de dos veces, por otras bóvedas, situados en otros continentes. La sala de las claves privadas, la denominada “habitación fría” está rodeada de losas de acero, no tendría efecto ningún tipo de ataque EMP.

La bóveda permanece vigilada 24h al día, 7 días a la semana, los 365 días del año.

Al parecer todo esto es necesario, según comentaba el jefe de seguridad de Xapo:

Estamos bajo ataque 24/7. Esto no es una carrera. Es un juego de ajedrez. Tienes que pensar en el próximo movimiento del oponente. Nunca puedes relajarte.